lunes, 28 de octubre de 2013

Hacia el Novilunio de Escorpio :”Comprendiendo el pasado, el sufrimiento y el Poder del Corazón”


corazon1
Gracias Anabel C Huertas
Publicacion original: http://angelesdebarro.com

Acercándonos a la poderosa y demoledora fuerza del Novilunio de Escorpio que se refuerza en calidad de “Prueba” con un eclipse, les transcribo un interesante artículo de Vicente Beltrán Anglada, donde esclarecedoramente nos revela el camino del corazón, del amor, como Suprema y Única fuerza hacia la Unidad y su sabiduría innerente.
El sufrimiento experimentado por muchos buscadores durante estos tiempos de crisis y renacimiento, el contexto mental y emocional de la apasionada búsqueda, el indisoluble vínculo del camino individual con el futuro colectivo, y las distintas puertas y viajes a-temporales que nuestra conciencia ha estado realizando en un tránsito supremo hacia su manifestación y exteriorización completa, está en este artículo contextualizado, ofreciéndoles espero, una útil herramienta para sumergirse en el profundo encuentro de la fuerza probatoria de Escorpio, a modo de liberación, a modo de prueba exponencial de nuestra capacidad de “crear” nuevos movimientos en lugar de dejarnos arrastrar por la inercia y el instinto de los pasados procesos y experiencias, planetarias e individuales.
Una oportunidad radiante de gestionar el poder y la maestría desde la profundidad de la propia experiencia, devolviendo al centro, al punto extremo y magnífico del Amor sintetizador y revelador, a todos los agentes, relaciones, y vehículos que aguardan su retorno al origen radiante de la Divinidad donde la Totalidad se experimenta en una danza eterna y sincrónica con la Vida.
Anabel.C.Huertas

“Existe un principio oculto en nosotros y en la naturaleza entera que exige ser revelado, y la revelación de este principio se manifiesta como Uds. están manifestándolo ahora, en forma de unidad, en forma de este principio, de este aleteo interno que les impulsa hacia delante, venciendo las barreras de toda imposición.
Hoy día la humanidad está sujeta a grandes crisis y tensiones, y estas crisis y tensiones están producidas precisamente porque hay una invasión de energía cósmica sobre la Tierra que no todos hemos sido capaces sin duda de asimilar, pero que constituye la levadura de este movimiento internacional que debe producir la unificación de todas las naciones, sin pensar cada nación en su propio bienestar y en su propio beneficio, siguiendo las normas vivas de la fraternidad del corazón.
Hoy día se impone un nuevo lenguaje, se impone una nueva corriente de pensamiento, y este pensamiento noble que está tratando de
utilizarnos a nosotros como vehículos de expansión es precisamente la voz del corazón.
Hay que hablar hoy día con el corazón, y Uds. me preguntarán: ¿cómo podemos hablar con el corazón si no sé exactamente lo que es el Corazón?
Hasta aquí el corazón ha sido conceptuado como un simple órgano físico central de vida orgánica; si examinamos los tratados sobre yoga lo consideraremos el centro Cardíaco, pero si lo consideramos desde el ángulo oculto y espiritual, lo consideramos como un centro vivo de la gran fraternidad de relaciones cósmicas, que tienen en el Corazón de la Tierra, si es que puedo expresarlo sin ser inadecuadamente interpretado, que ha de constituir el principio de una nueva serie de relaciones.
Hay tres principios fundamentales hoy día que desde el ángulo de la Gran Fraternidad Oculta de la Tierra se imponen como un dechado de vida para todos y cada uno de nosotros: primero, es tratar de averiguar por el estudio y por la averiguación consciente, cuál es el principio de vida que lleva toda la evolución hacia delante, y esto sólo puede ser debidamente comprobado si nosotros anteponiendo al principio egoísta que todos llevamos dentro este principio inmanente de fraternidad, logramos penetrar en el alma oculta de todas las cosas.
Existe una Gran Fraternidad Oculta en nuestro planeta, que es la que dirige la evolución, que es la que dirige todo el movimiento de
expansión, proceda de donde proceda, y este movimiento, esta procedencia mística, está ahora surgiendo en las naciones —como les decía anteriormente— que mucho han sufrido.
No se puede comprender la vida en su aspecto más sintético y oculto si el corazón no ha sufrido mucho, si no ha sufrido el 
desengaño, si no ha vencido en cierta manera la pasión, si no ha logrado consolidar dentro del corazón aquello que constituye el sentimiento vivo de unidad, no me refiero a la unidad de los grupos particularizados, me refiero a la unidad de todos los grupos participando íntegramente de los principios, los propósitos, que tiene el Dios Creador del Universo con respecto a su planeta,
con respecto a su Universo, con respecto al ambiente cósmico.
Esta alegría de vivir a la cual hicimos referencia, la tienen Uds. cuando están debidamente interpretando la vida en términos de realización, no en términos de grupo, el grupo interno que está llevando al planeta hacia fines desconocidos para la mente simplemente intelectual,sino que tiene unos planos, unos niveles que exigen ser descubiertos, que exigen ser revelados, y todo esto está aquí ahora, es 
un permanente océano de luz que tenemos actualmente a nuestra disposición.
Hay que seguir los signos de los tiempos, hay que interpretar debidamente estos tiempos y hacer que los tiempos se conviertan en espacio en nuestro corazón, es decir, que en contacto con el corazón el tiempo se vaya disolviendo y quede solamente el espacio, siendo el espacio, tal como podemos averiguarlo internamente, la Fraternidad Oculta del Corazón, de la cual cada uno de nosotros somos una pequeña aunque bien arreglada y mecanizada pieza.
Estamos trazando caminos nuevos entre todos nosotros, estamos tratando de averiguar conjuntamente el principio no sólo de la Fraternidad Oculta de los Corazones sino también averiguar el principio de la energía, porque sin esos principios no podemos comprender la vida en su totalidad, y estaremos pendientes siempre de lo que nos diga la tradición, de aquello que fue en el pasado, de aquello que viene del anacronismo de los tiempos pretéritos.
Ha llegado a un punto el ser humano en este presente estadio de vida, en esta Era, de comprender la Verdad en toda su plenitud, no solamente comprender la Verdad de una forma mental, que a veces suele quedar mecanizada, prostituida, sino abrir el corazón y hacer que el corazón triunfe de la mente y haga que la mente y el corazón completamente armonizados se constituyan en 
la verdadera inteligencia del hombre de nuestros días.
Otro de los puntos interesantes al hablar de las causas supremas de la energía, y Uds. saben que la energía constituye todavía como esencia un secreto, un misterio para los hombres de ciencia, no está todavía establecido realmente en la mente de los científicos de nuestros díasesta gran verdad de que existe una sola y única energía, y que esta sola y única energía surge precisamente del fondo místico de la Gran Fraternidad Oculta que guía los destinos del planeta Tierra, y más allá del planeta Tierra que guía todos los Esquemas Planetarios de nuestro Sistema Solar, que guía también los destinos del Sistema Solar inmerso en un Sistema Cósmico de energía, y este Sistema Cósmico está dentro de la Vía Láctea, la cual es un solo punto dentro de la inmensidad aterradora de los espacios siderales.
Estamos entonces en presencia de un fenómeno jamás realizado, jamás visto en el planeta Tierra.
Hemos tenido épocas florecientes, hemos tenido la vida de Cristo que trajo su Mensaje, hemos tenido la época del Renacimiento, hemos seguido después con el maquinismo, la industrialización de la vida y hoy poseemos una inmensa maquinaria técnica, ahora falta solamente el complemento para avivar, para llamar la atención de la humanidad sobre el peligro que entraña la gigantesca maquinaria de lo técnico
que va absorbiendo progresivamente la vida de los seres humanos y les impide acercarse noblemente al corazón.
Cuando llegamos a este punto ya estamos, casi podemos decir, en el principio de aquello que llamamos energía y que llamamos fraternidad. ¿Se dan cuenta de que Uds. cuando piensan, cuando hablan, cuando actúan, cuando sienten profundamente algo, están realmente unificando energía en sus corazones, están acercándose de una u otra manera a este mundo oculto de donde surge toda la energía?
Inevitablemente siempre viene en el mundo aquel aspecto mental que codifica la energía, que la dosifica, por decirlo de alguna manera, que trata de aprovechar sus recursos, que trata en cierta manera de ennoblecer la técnica de los descubrimientos que se van sucediendo, pero siempre ha de tenerse presente que cuando existe una técnica muy depurada, automáticamente debe surgir el amor del corazón, si no la técnica se hace absolutamente condicionante y hace que nuestra mente y nuestro corazón se sientan arrastrados a aquello que promueve la técnica, el confort individual por ejemplo, todo el sentido de valores que hoy damos a las cosas, para llegar finalmente a quedar tan absorbidos dentro de las cosas que progresivamente hemos ido legando y perdiendo la facultad creadora de
pensar.
¿Podemos decir con justicia a veces que estamos pensando? Esta es una razón que quiero que consideremos juntos muy profundamente.
El pensar es un arte, es una ciencia y al propio tiempo es una liberación, pero, ¿cómo nos atrevemos a situar el pensamiento en aquellas dimensiones que por su propia extracción van más allá y por encima de aquello que llamamos recursos humanos?
Es decir, que para empezar a encontrar la fuente de la energía, lo cual significa que progresivamente tendremos que ir acercándonos al centro de la Gran Fraternidad Oculta del Corazón, existe siempre un resorte vivo que es la atención del pensador, que es el darse cuenta constantemente que es la observación serena de los hechos.
¿Podemos decir con justicia entonces que observamos concretamente los hechos y que sentimos profundamente en nuestro corazón aquello que consigo traen los hechos? Porquepensar,hermanos míos, es algo supremamente importante, es situar la mente más allá de sí misma, eso es pensar, porque lo que hacemos habitualmente es sentirnos pensados, ¿qué nos piensa?, el ambiente, las circunstancias, los acontecimientos, la tradición, los problemas cotidianos, el propio código genético, el triple código 
genético, pues no solamente estamos condicionados por el código genético físico, sino que hay un código genético de tipo emocional y un código genético de tipo mental, y aquí tendremos que extremar nuestra atención como pensadores absolutos, como personas interesadas en descubrir el magnífico campo de le energía, que está aquí y ahora y que debemos tratar de aprovechar.
Los niveles ocultos son paralelos a los niveles objetivos y hay que tratar de que no exista una división entre el propósito oculto y la forma expresiva, que tiene que condicionar en forma objetiva este propósito oculto.
Esto implicará de nosotros un gran esfuerzo, porque tenemos, como decía anteriormente, que pensar en proporciones cósmicas si queremos comprender el noble propósito de la vida, no podemos pensar con retazos o con remiendos, o pensando a través
del ramillete vivo de los recuerdos del pasado, habida cuenta que todo cuanto sucede es nuevo, y nosotros todas las cosas nuevas que contienen la clave de la vida están observadas por nosotros con los códigos del pasado, y así siempre existe una desunión, una desvirtuación, un desequilibrio entre la voluntad del pensador que quiere conquistar la verdad y la verdad que constantemente se le
está escapando.
¿Se dan cuenta? Y esto es una cosa que hay que hacer aquí y ahora, y Uds. están capacitados para pensar, para sentir en profundidad, para hurgar creadoramente en los recovecos de lo eterno, sentirse implicados en la gran tarea que más allá de los sentidos y aún del propio entendimiento están llevando adelante aquellos que llegaron antes que nosotros, aquellos seres inmortales que pertenecen al 5º Reino de la Naturaleza.
Aquí es donde hay que empezar la búsqueda, nosotros estamos relacionados más íntimamente con el reino mineral, el reino vegetal y el reino animal, y todavía el reino humano tiene zonas muy oscuras, pero para las personas verdaderamente interesadas hay que decir que existe el 5º Reino, el Reino de los Cielos, el Reino de Dios, o como Uds. quieran llamarlo, existe el Reino de aquellos que se liberaron de la 
condición humana y naturalmente tiene que tener un principio establecido completamente en orden a la sociedad actual, este código de valores absolutos que debe triunfar de todos los códigos establecidos, creando entonces una verdadera revolución de principio que constituye el alma de la sociedad moderna.
No podemos andar por la vida corriendo la suerte de las razas del pasado, de aquellas que se equivocaron, de aquellas que nos legaron la
tradición, de aquellas que se equivocaron tan profundamente que solamente nos dejaron códigos de justicia pero no códigos de amor.
Hay que empezar de nuevo, con la vista hacia adelante, no mirar jamás hacia atrás, porque haríamos si no lo mismo que la mujer de Lot de la Biblia, que quedó petrificada al dirigir la vista al pasado, es un símbolo de la Biblia pero que es completamente esotérico y oculto, y que puede ser utilizado para comprender el eterno mecanismo de la vida en nuestro corazón, el mecanismo del propio 
pensamiento, el mecanismo del deseo, el mecanismo que pone en juego y en vitalidad todos los sistemas del organismo: el sanguíneo, el nervioso, el chákrico y el nádico, todo esto está en nosotros y debe ser completamente comprendido para ver qué realidad nos espera aquí y ahora que podamos realizar, sentir la integración de la que nos hablan todos los grandes seres del 
pasado, los filósofos, los santos que nos han precedido, los grandes iniciados de las logias, de las distintas logias, de aquellos que buscaron la Luz y la Fraternidad, y alcanzaron estas cosas y después las vertieron en forma de conocimientos, en forma de ideas y en forma de ideales.
Todo esto sí que constituye algo que debemos aprovechar y hay que surgir triunfantes de esta era de grandes tensiones, haciendo que las tensiones que están a nuestro alcance, que están vibrando en nuestra vida, sean un vehículo de liberación, no un vehículo de encadenamiento de las cosas del pasado, aquellas cosas que pasaron, aquellas cosas que dejaron de ser, aquellas cosas que constituyen
únicamente recuerdos.
Hay que vivir más allá de los recuerdos. Feliz será el ser humano que cuando vaya a acostarse por la noche no tenga recuerdo de nada de lo que ha hecho durante el día, porque nada tendrá que reconvenirse, ni criticarse, y bendito será el ser humano que al levantarse por la mañana se levante alegre y jovial, con la alegría de la naturaleza como lo hace un pájaro o cualquier animalito que nos enseña la vida, y nosotros no queremos aprender la vida porque estamos dentro de los códigos tradicionales, y hay que ver si es posible establecer las bases de algo tan mágico y sorprendente que todo cuanto hasta aquí hemos considerado como magia sea algo que también pueda ser relegado al olvido.”
Vicente Beltrán Anglada

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.