viernes, 18 de octubre de 2013

SIMIENTES PARA EL PLENILUNIO DE LIBRA Y ECLIPSE LUNAR “EN EL FILO DE LA NAVAJA” - de Anabel C Huertas


0000251fHasta el día 20 octubre estaremos sumidos en una fuerte corriente energética con niveles de muy alta frecuencia.
La colectividad cósmica en su aliento común durante los plenilunios acompaña la fuerza transmisora de Libra con su clara fuerza centralizadora. Además se unen a la danza inspiracional de estos días un eclipse de luna penumbral, con el empuje silencioso que estos eventos tienen sobre nuestra más elevada conciencia.
La energía de Libra y su consciente y enfocada trabajo nos ofrece un fundamental campo de trabajo individual y colectivo para la necesaria recalibración de nuestro camino y nuestras fuerzas.
Un lugar desprovisto de juicio, deseo o aspiración donde la perspectiva, la nueva visión del hombre que comienza su andadura en el manejo de los campos energéticos, puede escuchar y sentir el principio original y perfecto de todos los agentes que trabajan en este retorno planetario a la sabiduría y al amor del sistema cósmico que encarnamos.
Los distintos recorridos por las influencias energéticas que a través de la experiencia vamos destilando y filtrando, nos han revelado las dos caras principales de la fuerza.  Libra, nos invita a meditar sobre este aspecto, sobre cómo un único y total centro es capaz de expandirse en cualquier dirección, de manifestarse en los niveles más densos y en los más sutiles, de proyectarse y crearse en un estado completo de resonancia e hipercomunicación con el entorno.
Hemos magnificado la percepción durante este tiempo de esforzado servicio personal y planetario. Nuestro entorno se ha expandido hasta unos confines multidimensionales donde la conciencia pura es capaz de redescubrirse en múltiples estados, en múltiples escenarios y en múltiples tiempos.
El ser humano está llevando a cabo una total transformación de la mente y una reorganización sensible que le permite conocer y operar a través de fuerzas y estados que durante mucho tiempo han permanecido velados, y en este contexto, las voces, los sentimientos, los regristros akashícos y la creatividad emergente se cruzan y encuentran una y otra vez produciendo caos, incomprensión, agotamiento y una terrible incertidumbre, sobre la meta o el devenir de tales acontecimientos.
Durante este plenilunio Libra nos ofrece su balanza. Las múltiples facetas del ser que despiertas emergen buscando su lugar en esta nueva edad dorada necesitan la vacuidad de la mente para reunirse y recordarse sin interferencias.
La influencia de Virgo, la semilla cobijada en el vientre profundo de la sombra ejerce su influencia recordándonos que es la energía de amor quien todo lo sujeta, quien todo lo contiene, quien es capaz de generar un punto radiante de influencia donde los pares de opuestos se polarizan y complementa actuando bajo su perfección original.
Nuestra capacidad de transferir información, nuestra capacidad de resonar cada vez en campos dimensionales más elevados proyectando esas altas frecuencias sobre los campos áuricos del planeta y el Ánima Mundi, nos revelan la importancia del trabajo meditativo de Libra.
Los vehículos del Ser humano, su máxima expresión en la vida, deben entrelazarse, fusionarse, operar bajo un armónico consenso y bajo un gran centro de Amor.
El hipermagnetismo desarrollado por todos los grupos y buscadores del sendero de Acuario nos revelan como fuerza motriz centralizadora de un plan cósmico tejido y entrelazado a la más suprema y perfecta realidad divina. La mediación, la actividad responsable del Ser como punto contextualizador entre las altas jerarquías y la humanidad en su mas pura aspiración y los reinos sujetos a la evolución planetaria, actúan buscando en la red transformadora de esa conciencia humana que crece a su latente divinidad la armónica senda hacia la expresión completa.
Es pues Libra un encuentro silencioso con las Grandes Jerarquías y los más mínusculos agentes creadores. Un espacio donde el Amor puede fortalecer la resonancia, la hipercomunicación que no necesita de conceptos ni palabras. Un espacio de inspiración profunda donde cada estado de conciencia hace su ofrenda al bien común, a la verdad, a la belleza de este re-nacimiento universal de la vida.
Un punto, un centro, un descanso inimaginable dentro del poderoso tránsito entre realidades, que sólo radiará en grandeza y armonía a través de la quinta esencia humana, de la vacuidad profunda y la entrega al misterio, de esa gran desconocida potencialidad como creadores, que nos permite danzar sobre el filo de la navaja.
NOTA: Elijo pues la danza sobre el filo de la navaja. La confianza plena en toda la luz y el fuego del que soy depositario. Elijo el camino que conduce entre las dos lineas de fuerza reconociendo el Amor como centro de toda expresión y energía. No juzgo, no deseo, dejo nacer todo lo que en mi vive, para contemplar absorto en el milagro, la desnudez de mi propia divinidad.
Namasté
Anabel.C.Huertas
Imagen: Arte energético Francisca Blázquez
franciscablazquez.net
Publicación original : http://angelesdebarro.com

1 comentario:

Se ha producido un error en este gadget.